Historia de Arcadio Salanic, un maya K’iche

Comentarios cerrados

arcadio4“Mi nombre es ARCADIO SALANIC SALANIC y soy Maya K’iche.” Así se define este hombre que ha pasado casi toda su vida luchando por los derechos de su pueblo.. Su historia es la historia de muchos pueblos, de marginación y de pobreza, gente que se ha sobrepuesto a la humillación y no ha dejado de luchar, por él y por los suyos. Llega un momento en que debe dar un paso más y crea un grupo para difundir su lucha y buscar la paz y la justicia. Sale de su país y sigue su historia de injusticias y marginación; pero Arcadio no cesa en su empeño pese a sufrir la dureza de una prisión norteamericana. Claro que para todo, ha contado con la protección de sus ancestros, de la naturaleza que lo envuelve y de la espiritualidad maya.

Para continuar con los proyectos de promocion y respeto de los Derechos Humanos Indigenas, El Centro Maya para la paz, necesita del apoyo y solidaridad internacional de nuestros amigos y amigas amantes de la paz, en el mundo

Puede entrar en contacto por medio del correo electronico: ajarcadio@gmail.com

Información sobre sus proyectos en su Centro Maya para la paz/facebook.com y Arcadio Salanic Salanic/facebook.com

LEER SU HISTORIA

Lamine Embengue, periodista senegalés.

Comentarios cerrados

lamine0928 Entrevistamos a Lamin Embengue, periodista de Senegal TV. Pasa su tiempo entre Dakar, París y Barcelona. En su último viaje de Barcelona a Dakar, una escala en Madrid y se encontró con algo inesperado, que lo ha llevado a la fama, al menos en su país. Y ha puesto al descubierto una práctica con las expulsiones de sin papeles. Nos cuenta cómo lo grabó y las repercusiones en su país.

Repercusión de las imágenes en Senegal: “En cada familia de Senegal hay un emigrante, entonces es como ver su hermano, o su tío, o su marido, que está con la policía y la policía lo está pegando”
Para qué servirá el video: “Antes había ONGs que hablaban de este tema sin tener una prueba, es la primera vez que ellos tienen una prueba, si alguien dice que eso no existe, lo pueden mostrar”
Huida de África: “Para mi hay un problema de esperanza, quiero decir que para mi la gente no está tan desesperada pero no tiene esperanza”
Honor: “Los inmigrantes no lo dicen todo en su país, nunca van a decir que no tienen nada para comer, es una cuestión de honor”
Porqué se fue de su país: “Yo me fui de Senegal porque me dijeron que en poco tiempo no iban a dar visados…., no quería ser preso en mi propio país”
Racismo: “La mejor manera de combatir el racismo es combatir la ignorancia, y combatir la ignorancia es mostrar las culturas. Así se respetan las culturas, el que no lo hace, no es racista, es tonto”
Ir a la entrevista.

Democracia hipócrita.

Comentarios cerrados

Los hechos recientes en Honduras (julio de 2009) nos deben hacer reflexionar sobre los límites de la democracia. Sin querer entrar en el fondo de lo que pasó en aquel país, resulta cómico que el gran defensor de los valores democráticos sea Chaves, el presidente de Venezuela, aquel que inició su carrera política con un golpe de estado, que no triunfo, el 4 de febrero de 1992.
Un análisis sin prejuicios nos puede llenar de incógnitas , ¿qué pasa en Honduras que en nombre de la democracia todos quieren defender a un Presidente de muy dudosa actitud democrática?, o por simplificar, ¿qué intereses tienen otros países para implicarse tanto en la política interna de Honduras?. Golpes de estado ha habido muchos y generales gobernando estados también. Por ello, resulta ingenuo pensar que se intenta defender los valores democráticos, no hay más que mirar la historia.
Uno de los primeros en reaccionar fue el Presidente francés, Sarkozy, que enseguida llamó a consultas a su embajador. Si lo de Chaves era cómico, lo de Francia es trágico, su intervencionismo en África tal vez tenga mucho que ver con la defensa de un modelo económico neocolonialista, pero absolutamente nada con la defensa de valores democráticos. Uno de los ejemplos más claros ha sido la actuación francesa en Costa de Marfil, una sublevación militar en septiembre de 2002 deja el país dividido en dos, los leales al presidente Laurent Gbagbo en el sur y los golpistas en el norte. El soporte a los rebeldes por parte de Francia se hizo directamente en alguna ocasiones o indirectamente a través del sanguinario dictador liberiano Charles Taylor y del presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré (que tampoco accedió al poder mediante los votos).
Lo de Costa de Marfil es el ejemplo más claro de la importancia que tienen para el Estado francés los valores democráticos, pero África está plagado de otros ejemplos: Ruanda, República Centroafricana, Burkina Faso, Togo. Claro que en muchas ocasiones se intenta dar una apariencia democrática, es el caso del último país citado, Eyadéma gobernó Togo desde el 1967 hasta su muerte en 2005, sin oposición y con el soporte de los amigos franceses, que también lo sacaron de un apuro en 1991 y luego en 1998 cuando las protestas de los opositores acabaron en un baño de sangre. Muerto el dictador, nada mejor que su hijo para sucederle tras unas elecciones bendecidas por los protectores de los valores democráticos.
No debe cargar con la culpa de esta ambigüedad del término Democracia sobre un solo estado, podemos generalizar y ver que cada uno lo usa a su conveniencia. Las democracias occidentales no quieren relacionarse con Hamas, el partido que ganó (y nadie lo duda) las elecciones en una parte de Palestina porque lo consideran un grupo terrorista. Tal vez les falta decir “solo es democracia cuando ganan los míos”.
No es intención de este escrito buscar buenos y malos, únicamente reflexionar sobre un término que muchas veces se usa para denominar la verdad o la bondad absoluta. Todo tiene su punto de relatividad y la democracia no deberían ser los hombres, sino los hechos. Democracia no debe ser solo un sistema de gobierno con la participación de todos, sino también el respeto a unas reglas y un muro frente a los populismos. Poco democrático es que alguien cambie las reglas que le llevaron al poder para beneficio propio, y aún más, que en nombre de la democracia blinde todos sus actos. El más importante principio debe ser la igualdad efectiva ante las leyes, cuando un mandatario es inmune a la ley, se convierte en un tirano.